Es una de las técnicas de sanación
que utiliza el chamanismo. 
El alma puede fracturarse
a causa de experiencias
traumáticas o dolorosas,
quedando una parte
de nuestra energía anclada
en esas circunstancias.
El chamán busca esos fragmentos
que se han disociado
y los trae de vuelta
Recuperando, la alegría, 
ganas de vivir, disfrute
o cualquiera de las emociones
que allí estuvieran..!